LIBERACIÓN TOTAL … Contra toda forma de Dominación y en Defensa de la Tierra

Imprimir

Actualización del juicio contra lxs acusadxs por el caso de la CCF, 31 de enero, 3 y 4 de febrero

03.02.11

· El lunes 31 de enero, de nuevo, los únicos acusados presentes fueron los 3 compañeros en libertad provisional: Rallis, Vogiatzakis y Giospas, que otra vez pidieron que se cumplan las demandas de todxs lxs acusadxs, pues el libre (sin fichaje evidente) acceso de lxs solidarixs al juicio y grabación audio de los procedimientos. La respuesta que recibieron de la presidenta del tribunal fue corta: “Ese asunto se acabó. Sobre las demandas se puede debatir, no se puede imponerlas”.

También los abogados de oficio citados esta, ya tercera, vez se negaron a tomar el caso. Viendo que esa táctica es un callejón sin salida, los jueces decidieron… asignar de nuevo lxs abogadxs que fueron elegidxs por mismxs acusadxs y luego, siendo en acuerdo con sus mandantes, abandonaron junto con ellxs el juicio. De este modo, aquellxs abogadxs que tienen la confianza de las acusadxs se ven forzadxs de presentarse de nuevo en el juicio, que fue suspendido hasta el jueves, 3 de febrero.

· El jueves 3 de febrero de lxs acusadxs solo se presentaron los 3 en libertad provisional (su ausencia les costaría ser detenidos) pero se negaron a participar en el procedimientos. Lxs abogadxs elegidxs por lxs acusadxs estubieron presentes pero se negaron de representar a sus mandantes diciendo: “no somos empleados de los juzgados y no podemos asistir al juicio cuando nuestros mandantes no lo desean”.

Los jueces decidieron que a partir del viernes 4 continuaran con el procedimiento sin su presencia.

· 4 de lxs acusadxs empezaron huelga de hambre. Esta es su declaración:

Declaramos que hoy, el jueves 3 de febrero de 2011, agudizamos a nuestra movilización y del boicot de comida presidiaria pasamos a una huelga de hambre, que durará hasta obtener nuestro objetivo, es decir cuando se deje de registrar y guardar los datos de aquellos que quieren asistir al nuestro juicio y así por fin vamos a poder volver a la sala de juzgados junto con los abogados de nuestra elección.

El hecho de no retroceder en lo que exigimos acoraza a nuestro carácter. Como lo hemos dicho desde el primer momento, no pedimos sino demandamos que se deje de fichar todos, sean compañeros, amigos y familiares, a quienes les importa estar a nuestro lado a la hora que se nos está juzgando. El reconocimiento de aporte que esta gente da al concepto esencial de la solidaridad y del apoyo nos obliga de tomar una postura a la altura de las circunstancias. De esta manera, rechazamos la opción que el juicio se va a concluir con nuestro consentimiento y participación en los procedimientos: eso sería un punto decisivo para cimentar a las futuras prácticas de persecución penal contra compañeros en lucha y revolucionarios. No aceptemos ni ese ataque contra el movimiento de solidaridad ni a los intentos de aislar a los presos políticos tras hacerles unos juicios al estilo de los tribunales militares. O se acabará el régimen de terror y fichaje que se lleva a cabo contra los solidarios que quieren asistir al juicio, o van a juzgar unas sillas y micrófonos vacios.

Por otra parte, la dimensión de nuestro caso es tal que, mientras que algunos de nosotros seguramente se van a enfrentar a unas condena grandes puesto que, en público y de un modo abierto, hemos asumido pertenencia a la organización, los restantes sin embargo también nos enfrentamos al peligro de una condena de muchos años, por tanto vamos a seguir como rehenes del estado, en un régimen que nos fue impuesto, justo en esos marcos que recalcamos: de la criminalización de las relaciones familiares, de amistad y de compañeros.

Por lo tanto, ponemos nosotros mismos y nuestros cuerpos a una prueba, la de huelga de hambre, sabiendo que se trata de una dura y difícil lucha de aguante, una lucha que no nos deja mucho margen para movernos y actuar, siendo encerrados dentro de los muros. Considerando que el carácter del juicio es uno que está adoptando a todas esas medidas en un intento de aterrorizar a la gente solidaria, concluimos que no se trata de una cuestión que concierne solo a nosotros, sino a todos los inminentes juicios de este tipo que vendrán. Sabemos que no estamos solos en esta lucha. Por tanto, ya por adelantado decimos gracias a todos y todas que, en cualquier manera que sea, expresan su solidaridad con nuestro caso.

LA VICTORIA ES LA LUCHA MISMA

VIVA LA REVOLUCIÓN, VIVA LA ANARQUÍA

Panagiotis Argyrou
Haris Hadzimihelakis
Panagiotis Masouras
Giorgos Karagiannidis

· El viernes 4 de febrero la presidenta del tribunal leyó la declaración de Kontantina Karakatsani, en que ella se mostró dispuesta a comparecer en el juicio. Por esto pidió que se suspenda el juicio, puesto que sus abogados no pudieron estar presentes este día porque asistían a algún otro juicio.

La jueza se dirigió al padre de Konstantina diciendo: ”Si vuestra hija quiere ayudar a su situación, lo que parece estar el caso, tienen que pedirle venir aquí con sus abogados. Vemos que está dispuesta de venir al juicio y nosotros por nuestra parte les queremos ayudar a todos.”

Después de una pausa, Konstanina compareció y dijo que no ha despedido a sus abogados, simplemente no pueden venir. Por esto, se decidió de suspender el juicio hasta el lunes, 7 de febrero.

Los 3 compañeros en libertad provisional estubieron presentes y dijeron: ”estamos presentes aquí, pero no participemos en los procedimientos porque no podemos defendernos de un modo imparcial.”

· Dos compañeros más adhieren a la huelga de hambre.

También el viernes, los dos presos anarquistas que asumieron la responsabilidad de ser miembros de CCF, Gerasimos Tsakalos y Mihalis Nikolopoulos, publicaron una carta en que anuncian que empezarán la huelga de hambre:

Vivimos en Grecia unos tiempos que representan uno de los momentos más críticos y cruciales, y a la vez constituyen una de las apuestas más grandes para el ámbito anarquista revolucionario. El dominio se tropieza con la subida cualitativa y cuantitativa de nuestros ataques, y está aumentando todavía más su tensión represiva. Las detenciones de compañeros, las publicaciones de fotos, los allanamientos de casas y el clima general de un miedo difuso que se intenta de imponer, son la parte de ese contraataque.

La criminalización de las relaciones de amistad y de compañeros ya constituye un método comprobado y garantizado para las autoridades judiciales y policiales. Lxs compañeros anarquistas Stella Adoniou, Dimitris Mihail y Hristos Politis* son últimos en lista de las personas que están en cárcel no por lo que hicieron, sino por sus convicciones políticas y sus relaciones personales. Se trata de una lista en la cual las autoridades judiciales intentan meter también a la compañera anarquista Fee Meyer, tras un argumento ridículo que el hecho de tener en casa textos escritos por presos revolucionarios es un “delito”.

En tal clima se ha empezado el juicio contra los miembros de nuestra organización como también contra la gente acusada de pertenecer a ella sin que haya pruebas algunas contra ellos. Un juicio el cual, siendo el primero en una serie de otros que van a seguir de los casos de acción revolucionaria, en cierto grado va a determinar el trato a los presos políticos por parte de los tribunales excepcionales, en lo que se refiere a las condiciones en cuales se realizarán juicios que vendrán. Desde el inicio de los procedimientos se hizo sentir el esfuerzo para aislar y alejar a los acusados de los compañeros solidarios tras el chantaje de fichar aquellos que vinieron a los juzgados.

La solidaridad siendo una relación interactiva no podría dejar que los compañeros acusados no intervenieran ante ese decisión de los jueces. El hecho que abandonaron la sala y se negaron a “legitimizar” ese fichaje con su presencia allí, muestra que su postura política es orgullosa y de lo más digna. Se trata de una postura que a los compañeros que están acusados sin pruebas de unos cargos graves y ahora corren peligro de ser juzgados en ausencia, les puede costar bastante. Se trata de una lucha en que prioridad tiene la relación de solidaridad entre los acusados y los compañeros que vienen a esa sala de un tribunal excepcional para apoyarles y darles fuerza.

Esta lucha se lleva a cabo no para ganar a alguna victoria provisional en ese juicio en concreto, sino para reivindicar una base y luego imponerla en todos los juicios políticos que vendrán después: la posibilidad para la gente solidaria de asistir sin estorbos a un juicio.

Esta lucha se agudiza con el comienzo de la huelga de hambre. Esto que nuestra conciencia revolucionaria nos dicta hacer es estar a lado de nuestros compañeros, empezar por nuestra parte huelga de hambre en solidaridad con su postura.

Como primero, el 3 de febrero de 2001 empezó la huelga de hambre junto con los otros compañeros Gerasimos Tsakalos, mientras que Mihalis Nikolopoulos va a empezar más tarde, algo que se debe a ciertas dificultades prácticas que tienen que ver con su tan corta estancia dentro de los muros.

En este momento tan crítico para el ámbito anarquista-revolucionario respondemos con un ataque en todos los frentes. No hacemos ni un paso atrás. Declaramos nuestro respeto a los compañeros procesados en ese juicio que eligen un camino difícil de la lucha, su postura hace subir la medida de la coherencia revolucionaria. Mandamos unos saludos calurosos a los que en estos tiempos difíciles siguen actuando y moviéndose hacia la ruptura con las expandidas estructuras autoritarias. A todos compañeros y organizaciones que tras sus acciones y comunicados respondieron al llamamiento para crear la Federación Anarquista Informal/Red Revolucionaria Internacional. A ellos les alzamos nuestros puños desde detrás de los muros. Y para acabar, dedicamos a los hermanos del Sector Clandestino de nuestra organización un parafraseado extracto de Jean Marc Rouillan:

“Durante mucho tiempo me quedo allí como petrificado, con cabeza apoyada a la pared, manos en los bolsillos, los recuerdos me bombardean, aquellos de fuera, aquellos de nuestras luchas…La amistad y la ternura de los que luchan abrazando uno al otro se derraman de nuestras risas y debates desordenadas hasta la mañana. Por supuesto que fuimos llenos de lo absoluto, de la libertad embriagadora de los indisciplinados, pero también de la firme certeza de que estamos defendiendo, a cualquier precio, a una de las últimas barricadas antes del aplastamiento total. Y nos reíamos. Nos reíamos siempre al engrasar nuestras armas, hasta decir “adiós”, con un viejo grito de guerra “ATREVETE A LUCHAR, ATREVETE A GANAR…”

VIVA LA O.R. CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO
VIVA LA LUCHA ARMADA POR LA REVOLUCIÓN
VIVA LA ANARQUÍA

Mihalis Nikolopoulos y Gerasimos Tsakalos,
Célula de Prisioneros Miembros de la Conspiración de Células del Fuego,
4 de febrero de 2011.

Nota:
* Se trata de lxs compañerxs detenidxs durante la operación antiterrorista del 4 de diciembre de 2010.


https://liberaciontotal.lahaine.org :: Versión para imprimir